miércoles, 21 de mayo de 2014

Omnívoros versus vegetarianos.

paleo vs vegan
Hola a todos, lamento mucho no poder dedicarle al blog el tiempo que merece. Ahora estoy realizando las prácticas de empresa que requiere mi titulación como programador web y a la vez debo terminar el proyecto lo que me deja muy poco tiempo para ponerme a escribir como me gustaría (un artículo decente necesita de tiempo y dedicación, no es sólo llegar y escribir).

Creo que debería tocar un tema que sin duda va a generar controversia en los próximos tiempos: filosofía nutricional evolutiva versus veganismo.

Espero que con este artículo quede claro lo que es saludable para el cuerpo y lo que no lo es. Desde un punto de vista objetivo, intentando desmarcarme de alguna posición, está claro que el modo en que criamos y matamos a los animales, la forma en la que el pescado absorve la contaminación que dejamos en los océanos, los cultivos masivos de cereales y soja (tanto para consumo humano como para la cría de animales), el uso de agroquímicos en nuestros vegetales... Podría escribir un artículo completo sólo con esto (y lo haré ;-D), son las principales causas de lo que podríamos llamar una mala alimentación. 

¿Se puede ser 'hervíboro' estricto y gozar de buena salud?

La ciencia todavía está demasiado influenciada por el propio sesgo de 'comunidades' científicas enfrentadas por sus ideales y costumbres. Los científicos que apoyan el movimiento vegano piensa que sí, los opositores demuestran que no. Personalmente creo que si eres capaz de conseguir combinar los diferentes nutrientes para obtener la totalidad de aminoácidos necesarios para nuestro organismo, las grasas apropiadas, etc, puede que sí. Pero los hechos demuestran que hasta la población ancestral más 'vegana' de la historia evolutiva también consumía algunos productos cárnicos.

También cabe señalar que, a pesar de las apariencias, los plantas también son seres vivos. A parte de frutos y semillas también tomamos como alimentos plantas completas. Muchos de los vegetales que consumimos desarrollaron a lo largo de cientos de miles de años sus propias defensas para perdurar y  no ser extintas por animales herbívoros u homnívoros creando antinutrientes y otras armas. Muchos tipos de granos son creados con el afán de soportar las digestiones de los animales para salir del tracto digestivo completamente enteras, así es como extienden su semilla, en el estómago de estos animales. 

Desde hace mucho que se vienen realizando investigaciones y estudios sobre cómo las plantas son capaces de percibir su entorno  y, en algunos, impresionantes conclusiones sobre la ansiedad que muchas sufren ante la presencia humana. 

Alimentación y evolución

Es importante tomar en cuenta lo que la ciencia y la evidencia científica nos dicen sobre nuestra naturaleza como especie Homo Sapiens.

Somos una especie que ha evolucionado comiendo de todo, dependiendo de nuestra latitud, de lo que era disponible, el ser humano comía carne, aves, pescado, verduras, bulbos, tubérculos, frutas e insectos. Esto nos coloca en la categoría de omnívoros.

El ser humano se desarrolló hasta lograr el avance tecnológico que conocemos gracias a su cerebro y sus capacidades. El cerebro del ser humano creció debido al consumo de proteína animal, de la carne de animales y pescados y de los ácidos grasos contenidos en esa carne como los omega 3. Gracias a la inteligencia desarrollada pudo hacer uso de herramientas que le permitían cazar, destazar y cortar la carne. También le permitió el uso de diversas técnicas para conservar y preparar los alimentos de diversas formas.

Este camino evolutivo nos hizo una especia única no sólo en el sentido de nuestra inteligencia y avance tecnológico, sino biológicamente nos dotó de un sistema digestivo que nos permite el consumo de todo tipo de alimentos, de origen animal, vegetal y tanto crudo como cocido. De hecho el haber evolucionado de esta forma nos hace ahora requerir de una variedad de nutrientes que sólo pueden provenir y completarse de esta variedad de alimentos.

No existen evidencias de ninguna población, tanto pre-histórica como actual, que viva de forma ancestral que sea vegetariana, ni una sola. Somos una especie omnívora, comemos carne pero también podemos procesar bien los vegetales, ya sean crudos o cocinados. No somos exclusivamente carnívoros ni herbívoros. Más bien nos adaptamos a las condiciones geográficas específicas.

Esencialmente poseemos un sistema digestivo relativamente corto pero más que el tamaño, son la superficie y el tipo de células que conforman los intestinos los que determinan qué alimentos debemos consumir. Generalmente como especie debemos buscar fuentes de nutrientes densas como la carne aunque también procesamos bien los vegetales.

La ciencia nos indica que tanto las estructuras óseas como las dentales y las glándulas salivares, apuntan a que somos omnívoros y no existen fundamentos ni fisiológicos ni anatómicos para decir que evolucionamos y estamos adaptados para una dieta vegetariana.


Homínidos tras la caza


¿Entonces por qué existen los vegetarianos?

La razón principal es el pensamiento. Debido a que podemos generar ideas y razonamientos que nos permiten ver más allá de los impulsos más primigenios o instintivos es que podemos plantearnos a nosotros mismos que existe otra forma de comer que no sea la omnívora.

El ser humano es muy complejo, y puede haber una gran cantidad de motivos por los cuales se orienta la gente hacia el vegetarianismo.

Socialmente es un constructo mental que ofrece una alternativa a muchas cosas que están mal en nuestra sociedad: nuestra forma de criar animales, de matarlos, nuestra forma de alimentarnos, y obviamente todas las enfermedades que podemos prevenir con una buena alimentación. Aun cuando todo lo anterior es cierto, ello no significa que el vegetarianismo sea la respuesta a estos problemas.

No todos los vegetarianos son iguales

Existen distintos tipos de vegetarianos. No todos siguen las mismas formas de alimentarse, por ejemplo, podemos encontrar personas:

Mayormente vegetarianos, casi vegetarianos.
Son personas que en su mente siguen la ideología vegetariana, pero que saben que es una muy buena idea comer carne de vez en cuando. Son de esas personas que comen carne pero sólo de pescado o que comen carne pero poca y sólo una vez al día. Lo cual simplemente no es vegetarianismo, pero posiblemente sea saludable.

Ovo-lacto vegetarianos
Son personas que deciden no tocar la carne de los animales sacrificados, pero que aprovechan los beneficios de los lácteos y aprovechan la densidad nutricional de los huevos de animales. Es una opción también sabia, porque de esta forma evitan carencias nutricionales.

Veganos
Son personas que solo comen alimentos que provienen de plantas. Nada animal. Esta es la versión del vegetarianismo más riesgosa, porque es muy difícil alcanzar una nutrición completa limitándose a estos alimentos. En pruebas médicas son el tipo de vegetarianos que más problemas y riesgos tienen, debido a múltiples carencias nutricionales. Por ejemplo la vitamina B12 y el hierro.

Vegetarianos “crudívoros”
Son persona que sólo consumen alimentos de origen vegetal y crudos.

Existen otros tipos de vegetarianos pero la gran mayoría se encuentran en alguno de estos grupos. No todos los vegetarianos son iguales ni en tipo ni en intensidad o apego estricto al régimen y no a todos les va a crear el mismo efecto la dieta que hagan. Es decir, algunas personas posiblemente puedan vivir bien siendo vegetarianas, pero otras no. Es imposible determinar a quien le va a ir bien si adopta este estilo de vida y de alimentación.


granos


A pesar de que algunas personas puedan vivir saludablemente siendo vegetarianos toda su vida, personalmente yo no lo haría y no lo recomiendo. Primeramente, porque la forma más sencilla para asegurarnos de que estamos nutriéndonos bien es elegir antes que nada las opciones más densamente nutritivas y secundariamente que sean alimentos con menor cantidad de antinutrientes y proteínas problemáticas y es precisamente en esa categoría que se encuentra la proteína de origen animal. Además de que estamos imponiéndonos límites y restricciones innecesarias. En resumen, estamos haciendo nuestra vida un poco más difícil y podríamos estar arriesgando nuestra salud.

Identidad y ego

No es raro encontrar entre los vegetarianos a gente compasiva, idealista, que quiere vivir en un mundo mejor y que busca el cambio. Sin embargo en muchos casos estas cualidades no están bien planteadas porque no se corresponden a una madurez de pensamiento, porque no se atiende a las evidencia ni a los hechos científicos, a la naturaleza del ser humano, y en muchos casos es sólo una ideología que puede incubarse en mentes egocéntricas que buscan sentirse ética y moralmente superiores a los demás. En pocas palabras, más “evolucionados”.

Quiero recalcar que las personas vegetarianas son personas respetables e igualmente valiosas que cualquier otro ser humano. El problema en algunas ocasiones es que la inmadurez de la persona hace que el ego se identifique con una imagen ideal de persona, con el modelo vegetariano de “ser”.

Las personas que siguen un régimen vegetariano no solamente comen vegetariano,  sino que “son vegetarianos”, es decir, es su identidad, no es un régimen y si te metes con su forma de comer, te metes con lo más íntimo de ellos mismos. Tengamos cuidado con la identificación del ego con un régimen alimenticio altamente basado en ideología y no en evidencia científica.

Cultos, adoctrinamiento y aislamiento

Se recomienda tener cuidado con que nuestra dieta no nos dirija hacia asociaciones, organizaciones de tipo sectario que buscan aislarnos de la evidencia científica, que nos motivan a enterrar la cabeza en la tierra como avestruz para ignorar los hechos. Se sabe de cultos pseudo-religiosos que tienden a enajenar a sus seguidores usando una dieta estrictamente vegetariana para debilitar el pensamiento de los reclutas y hacerlos más maleables.

Grupos o movimientos de tipo oriental y prácticas psicofísicas,  grupos de medicina naturista, o grupos éticos o ecológicos proponen no consumir carne, sin embargo, debemos ponerla a prueba  y compararla con una dieta como la que el ser humano consumió durante cientos de miles de años, de ahí saquemos nuestras propias conclusiones.

¿Pero yo conozco vegetarianos que son muy saludables?

Cuando una persona pasa de una alimentación basada en comida rápida, refrescos, frituras y un estilo de vida que incluye el tabaco y el alcohol, a una alimentación de tipo vegetariana basada en muchas verduras y frutas y comidas preparadas en casa, es obvio que su salud va a mejorar drásticamente.

Existen vegetarianos que tienen buena salud, no se puede negar ese hecho. Si revisamos las dietas vegetarianas más populares propuestas por médicos famosos, veremos que la mayoría de estos médicos recomiendan lo siguiente:

1)      Eliminar harinas blancas procesadas

2)      Eliminar o limitar azúcares, especialmente la fructosa de maíz

3)      Eliminar refrescos y jugos azucarados

4)      Eliminar aceites vegetales, aderezos y margarinas

5)      Eliminar comidas procesadas

6)      Eliminar alcohol y cigarros

7)      Seguir un programa de ejercicio

8)      Seguir un programa basado en una red de apoyo

9)      Seguir un programa para reducir el estrés

Podemos ver entonces que las propuestas supuestamente vegetarianas, tienen muy poco que ver con los alimentos de origen animal.


comida basura


¿Entonces no es el vegetarianismo lo que los hace saludables?

Definitivamente las comidas enteras, naturales y densamente nutritivas son los que promueven la salud, no necesariamente es el vegetarianismo.

Muchos vegetarianos viven de forma muy saludable y no aparentan estar enfermos, ni carecer de nutrientes. Lo interesante es que ellos insisten que su salud se debe a que han eliminado la carne y productos de origen animal.

Se dice que cerca del 75% de los vegetarianos no consumen alcohol y que del 74-94% de los vegetarianos no fuman. Porcentajes más altos que en una población que come de todo y lo mismo se puede observar en hábitos de ejercicio.

Podemos vislumbrar entonces que las personas que buscan un tipo de dieta como ésta, lo hacen porque en general buscan un estilo de vida más saludable, pero ellos insisten que “lo más importante” es que ellos no comen carne.

Supuestamente lo que hace a una dieta vegetariana saludable, es el hecho de que no aporta colesterol y tiene un bajo aporte de grasas saturadas. Sin embargo, en la actualidad  se sabe que ninguno de los dos necesariamente significan problemas de salud.

Es cierto que una dieta vegetariana aporta un cantidad considerable de fibra, pero lo mismo puede ocurrir cuando seguimos una dieta tipo Paleo o una dieta basada en comida verdadera.

¿Mal vegetariano?

Tomar refrescos o sodas, papas fritas, galletas, muffins, brownies y pasteles califica como vegetarianismo porque no hay alimentos de origen animal, pero definitivamente no califica como una dieta saludable.

Si a pesar de todo lo dicho anteriormente decides ser vegetariano, evita los errores más comunes, que son: comer demasiados carbohidratos en forma de granos cereales, consumir demasiado azúcar, depender de la soya, beber demasiados jugos y licuados que a fin de cuentas se procesan como azúcar, comer en cafeterías y restaurantes, no preparar tu comida, no planear el menú, ser demasiado monótono en la dieta y por último, lo más importante, descuidar  la ingesta de proteína, minerales y ácidos grasos omega 3.

Hechos vs. Anécdotas

Cuando nos enfrentamos a una idea contraria a nuestras creencias lo más probable es que busquemos anécdotas o ejemplos que apoyen nuestro particular punto de vista para poder desechar esta idea retadora. Por ejemplo, si soy vegetariano y me dicen que no es la forma óptima de alimentarse, voy a pensar en todos los vegetarianos saludables que conozco. Voy a pensar en todas las personas omnívoras que están enfermas y fácilmente voy a desechar todas las ideas que no comulguen con mis opiniones. Si me dicen que los vegetarianos normalmente están flacos y desnutridos voy a pensar en el levantador de pesas olímpico que pesa 200 kilos,  si me dicen que rinden menos en el deporte voy a pensar en un triatleta campeón y consumado que es vegetariano, y así voy a seguir eliminando toda aquella idea que se contrapone a las ya establecidas.

Lo mismo sucedería si soy muy “carnívoro” y me dicen que la carne puede ocasionar problemas de salud, voy a pensar en toda la gente que come carne y vive más saludable que nunca y más saludable que la mayoría.

No podemos dejar de hacer esto porque son fallas normales de nuestro pensamiento. El pensamiento está ahí para ahorrar energía y permitirnos hacer eso. Pero vayamos más allá de las anécdotas porque podrían ser más una excepción que una regla.

El estudio de China

El Dr. Campbell realizo un estudio llamado “El estudio de China”, que analizaba los estilos de vida y la dieta de la gente de China; 800 páginas donde relata sus descubrimientos de lo que hace una dieta saludable y lo que ocasiona más problemas de salud.

Lo primero que debemos observar es una sociedad que ha aceptado una gran cantidad de hipótesis fallidas como hechos médicos científicos. Podemos enumerarlas rápidamente como:

La carne produce cáncer.
La carne y su grasa tapan las arterias con su grasa saturada.
La carne contiene colesterol que puede matarte de un infarto.

Estos mitos médicos han dado lugar a una sociedad que ha producido una gran cantidad de movimientos vegetarianos, veganos, de comida cruda, etc. Muchos médicos se han montado a este movimiento, alegando que pueden revertir enfermedades, curar y promover una vida saludable y longeva.

Lo interesante es que la información científica actualizada y disponible no sugiere que la carne cause cáncer, ni que las grasas saturadas y el colesterol puedan ser inequívocamente identificados  como los causantes de enfermedades cardiovasculares.


Alimentación china


¿Tenedores en lugar de cuchillos?

En la película “Forks over Knives” (2011) se presenta un modelos vegetariano como la dieta a seguir si deseamos estar saludables. También nos invitan a evitar los productos de origen animal. Igualmente se alude al estudio de China de C. Campbell.

Se presentan varios aciertos al argumentar que la dieta es un elemento importantísimo para poder generar cambios en nuestra salud, es un área en la cual podemos intervenir. También retrata muy bien toda la problemática asociada al excesivo consumo de azúcar y de alimentos procesados y aceites vegetales.

Este documental promueve el consumo de alimentos naturales y dejar de lado los alimentos demasiado ricos en carga calórica y muy pobres en carga nutricional. Es muy acertado este consejo. Sin embargo la película falla al intentar igualar todo lo malo de la dieta americana con la carne. En ningún momento presenta una evidencia innegable de que la carne es pobre en nutrientes o de que es alta en elementos problemáticos y Burger King no es sinónimo de carne.

La fallas de la película:

Afirmar que las salchichas y carnes procesadas son sinónimo de carne de origen animal. Todos sabemos que las salchichas y las “carnes” procesadas no son realmente carne. Son una mezcla de harinas, azucares y restos de animales, revueltos con una gran cantidad de químicos que se dejan madurar y generan una gran cantidad de compuestos químicos dañinos para la salud.

Desestimar la relevancia de la proteína. Al decir que todas son lo mismo, que la proteína está sobrevalorada. La proteína tiene su lugar y su importancia. No es ni más ni menos.

Siguen hipótesis fallidas y probadas erróneas de que el colesterol va a taponar tus venas y causarte la muerte. No está actualizada con la información más reciente que nos indica que el la inflamación sistémica y la oxidación asociada la que puede degenerar el colesterol y ocasionar problemas de salud cardiovascular. Recordemos que el 50% de las personas que sufren un ataque al corazón tiene el  colesterol en niveles normales o saludables.

Afirmar que las sociedades que comen más carne son las más enfermas. Cuando en realidad deberían decir que las sociedades que más dependen de comidas rápidas y que más comida procesada consumen son las sociedades más enfermas. Reitero, ni el salami, ni una hamburguesa de Mc Donalds son sinónimos de carne.

Decir que los productos de origen animal son todos iguales y son igualmente problemáticos, Igualar a la leche con la carne es un gran error. Los lácteos es claro que tienen problemas asociados a su consumo. De esto ya he escrito aquí. Hasta la  forma de presentar los resultados de las investigaciones y las conclusiones está llena de fallas.

Por ejemplo, se habla de una investigación muy interesante de C. Campbell, una investigación innovadora de cómo la caseína provoca cáncer en ratas. Es cierto, fue revolucionaria y adelantada a su época, pero sacar conclusiones rápidamente es inmaduro, porque la gente no consume caseína aislada, la gente toma leche. La leche contiene una proteína de suero que es anticancerígena, lo cual bien podría funcionar como una contrabalanza. Es cierto que la caseína promueve el crecimiento de células cancerígenas pero debemos saber que a las ratas se les administró una sustancia llamada aflatoxina que es un cancerígeno muy potente y después se les puso a dieta controlada en porcentajes de caseína, por lo que se estudia el efecto de la caseína como promotor y no como causante de cáncer.

Posibles riesgos de una dieta vegetariana

Se han podido identificar algunos problemas derivados de una dieta vegetariana, específicamente la tipo vegana.

1)      Anemia

2)      Deficiencia de vitamina b12.

3)      Deficiencia de hierro.

4)      Deficiencias de ácidos grasos omega 3.

5)      Deficiencias de minerales como el Zinc.

6)      Problemas de tipo hormonal, menstrual, infertilidad.

7)     Homocisteína elevada y aumento de riesgo de enfermedades cardiovasculares,                          neurológicas y óseas.

Evitemos problemas de salud con una alimentación basada en comida verdadera.

Vegetarianismo, una elección.

El vegetarianismo es una elección de vida que vale la pena analizar debido a todos los factores involucrados, ya sean ideológicos, filosóficos, políticos, nutricionales y ecológicos.

Casi todos queremos vivir en un mundo más justo, más equitativo, más compasivo, sustentable y que pueda ser disfrutado por todos. Somos una especie más en este mundo que compartimos con miles de seres y especies.

Es obvio que no estamos de acuerdo con la crueldad y el abuso a los animales. Pero debemos partir de un hecho irrefutable, para que haya vida debe haber muerte. Para que yo siga viviendo algún ser debe sacrificarse, ya se trate de especies animales o vegetales.

Sus razones

De acuerdo a Lierre Keith, autora del libro “The Vegetarian Myth”, existen 3 tipos de vegetarianos.

1) El vegetariano moral, el cual decide ser vegetariano porque piensa que no deberíamos de matar para poder vivir. Esta persona cree que está cooperando con un mundo con menos muertes al comer de forma vegetariana. Es la compasión y el amor lo que mueve a estas personas.

Pero la realidad nos dice que no es posible vivir sin que algún otro ser muera. De hecho la tierra se alimenta y se nutre de los restos de lo que alguna vez estuvo vivo. Es un perfecto ciclo de vida-muerte-vida.  Aún si soy vegetariano, animales tienen que morir para que haya tierras en las que se puedan cultivar los huertos. Seres vivos mueren porque son una amenaza para las hortalizas, ya se trate de insectos o de topos. En el caso de la agricultura la situación es cientos de veces peor, ya que muchos animales pierden su hábitat para que las tierras se conviertan en zona de cultivo de cereales. Otros animales mueren porque el agua se desvía para estos cultivos o porque se contamina. En el caso de grandes extensiones de tierra que son usadas para monocultivo, además de las bajas del reino animal, muchas especies del reino vegetal deben dejar de vivir para que se dé una sola especie. Por ejemplo el trigo, el maíz y la soya son las especies más cultivadas y son ellas las que hacen desaparecer cientos sino miles de otras especies.

No existe forma de argumentar contra alguien que simplemente no desea comer carne porque siente que su vida es más compasiva de esa forma. Simplemente así se siente, y así desea vivir esta persona y está muy bien que lo haga. Es una decisión personal, pero no hay argumentos que se sostengan cuando vemos toda la destrucción del ecosistema y el sufrimiento que puede llegar a provocar la acción de la agricultura tal y como se hace en estos días.

De hecho la autora critica a los vegetarianos jóvenes idealistas que tienen una visión de blanco y negro, de extremos, de lo correcto y lo moralmente incorrecto. La frase “la carne es asesinato” es un ejemplo de esta visión inmadura e infantil en la que las cosas se ven bajo este filtro cognitivo idealista.


humor omnívoro


2) El vegetariano político, el que sostiene que la forma correcta de alimentar a la sociedad actual es a base de una dieta vegetariana, ya que es muy caro alimentar a los animales y simplemente no podríamos sobrevivir como especie si dependiéramos de la fuente animal para nuestra supervivencia.

Esta visión de acuerdo a la autora, es fallida ya que se toma como base del argumento que los animales comen granos y no pasto, que es lo que realmente deberían comer. Entonces la situación es distinta.

Las prácticas comunes de la agricultura, con su uso de grandes extensiones de tierra para monocultivo, uso de pesticidas, inclusión de transgénicos y el  inmenso uso de agua están terminando con el suelo fértil, con las demás especies, con la salud de los animales y de la población.

Los vegetarianos políticos argumentan que no se debería de dar de comer a una vaca la comida que podría alimentar a un humano, pero el hecho es que ni la vaca ni el humano deberían de comer granos, tanto la vaca como el humano engordan y se enferman más rápido. De hecho esta cualidad de los granos hace que sea rentable la engorda del ganado, y en los seres humanos es la culpable de que cada vez más gente pueda comer y sobrevivir, llevando al planeta a sufrir de una sobrepoblación enferma, que en un primer lugar se hubiera evitado si los humanos hubiésemos dependido de los recursos reales para definir nuestro crecimiento poblacional.

La respuesta al dilema de cómo alimentar a la población, si a base de plantas y granos o a base de una alimentación omnívora, no tiene una solución a la vista. El problema de raíz es la sobrepoblación y la gente no desea tocar este tema.

3) El vegetariano nutricional, que afirma que la forma más saludable de comer es la vegetariana.

En este caso podemos depender de la evidencia científica que nos indica que no existen indicios de que los seres humanos sean vegetarianos, no hay forma de negar las evidencias arqueológicas y paleo-antropológicas que nos muestran que somos omnívoros.

Ni evolutivamente, ni morfológicamente, ni siquiera en las observaciones de las culturas ancestrales que aún sobreviven se puede sostener que el vegetarianismo es más saludable; el vegetarianismo es una acción más ideológica que nada.

Lamentablemente, debido a una serie de hipótesis fallidas en la comunidad médica, se nos hizo creer que el colesterol, la grasa y lo que proviene de los animales es malo, que nos va a hacer engordar y nos va a tapar nuestras arterias y causar cáncer. Todas estas hipótesis no se han podido sostener a la luz de nuevas investigaciones.

Sufrimiento animal

Desde hace 50 años aproximadamente, se buscó hacer que la producción de alimentos fuera más eficiente. Es decir, mayor producción, más alimentos disponibles en menor tiempo, menor perdida y mayor aprovechamiento de los recursos. Todo esto debido a la presión del crecimiento de la población que creció más que en cualquier momento de la historia de la humanidad. Este reto alimentario nos orilló a buscar la forma de alimentar a millones de personas. El problema es que la producción de alimentos tiene un impacto en la vida de todos lo que compartimos los ecosistemas, contaminando, terminando con recursos limitados, generando desequilibrios ecológicos. Pero por otra parte ocasionando un gran estrés, sufrimiento y enfermedades al pasar a los animales que antes teníamos en granjas a un ambiente tipo fábrica.

Los animales que dejan de vivir en granjas para vivir en una fábrica tienen que adaptarse a un ambiente extraño y muchas veces hostil en el que no tienen contacto con la luz natural, viviendo hacinados, contaminados por sus propios excrementos y muriendo una gran cantidad de ellos. El sufrimiento de no poder vivir en libertad, en contacto con la naturaleza, viviendo a su propio ritmo natural y no a un ritmo anormalmente acelerado y ni siquiera hemos considerado el sufrimiento derivado de cómo son sacrificados.

Estos animales “viven” enfermos al estar viviendo a base de una dieta que no es la correcta para ellos. La alimentación a base de granos en animales que son rumiantes y deberían comer pastos, los está enfermando, lo está dañando seriamente. Al cambiar su dieta por granos con el fin de acelerar el proceso de engorda, se logró el objetivo de acelerar su crecimiento pero con ello se crearon toda una serie de patologías en los animales. Igual pasa cuando los humanos dependemos de los cereales para nuestra alimentación. Vemos ahora que una gran parte de la humanidad vive con obesidad, sobrepeso y muchas enfermedades crónicas pero prevenibles. De hecho, el Dr. Michael R. Eades narra que cuando visitaba una granja en Arkansas buscando información nutrimental en los sacos de alimentos de engorda para las vacas y cerdos y pidió ver la información en la cual se basaban para engordar a sus vacas, se percató de que la alimentación de estos animales era casi exactamente la misma a la pirámide alimenticia propuesta para alimentar a los humanos.


fabrica de cerdos


Compasión y reproducción humana

Lo que deberíamos buscar como medio para poder terminar con la crueldad e injusticias de la producción de alimentos animales es volver a una producción natural. La forma en la que se criaba y alimentaba a los animales de forma ancestral, tal como se hizo durante siglos.

Claramente está opción no es viable para poder alimentar a la población mundial, pero el problema de raíz no es la forma de producir alimentos sino la sobrepoblación mundial. Pocas personas tocan ese tema, es muy complejo y no parece haber soluciones simples para este problema. Debemos asumir este problema como un problema personal, cada uno de nosotros es parte y es el mundo. Mientras no lidiemos con este problema no podremos asegurar la continuidad de nuestra especie en el mundo.

El problema del hambre es una seria amenaza para nuestra especie y no existe forma de poder dar abasto a una población que requiere de dos planetas para poder alimentarse. Tenemos un planeta limitado y debemos aceptar nuestra responsabilidad y tomar acción.

Activismo

Podemos hacer activismo al apoyar la producción justa y compasiva de productos animales para nuestro consumo. Pero no sólo se trata de que no haya maltrato a los animales, también debemos saber cómo se trata a los trabajadores y empleados de esta industria.

Se dice que el activismo es una forma de votar y decir con qué sí estamos de acuerdo y el voto se hace con nuestro dinero, al comprar estamos votando. Estamos apoyando el tipo de políticas de trabajo de cada empresa que produce alimentos.

Apoyemos entonces a las empresas que tratan bien a los animales, a sus trabajadores, que trabajan de forma ecológica respetando el medio ambiente y que aprovechan los recursos al máximo, que son ecológicamente responsables. De preferencia apoyemos la producción local, ya que al consumir lo local fortalecemos nuestra propia economía y ayudamos a que el producto sea más amigable con la ecología al no tener que gastar grandes cantidades de combustible para que llegue a nuestras manos.

cerdos ibéricos en libertad


Es tiempo de que cada uno de nosotros comience una r-evolución, no con el mundo exterior, sino con nosotros mismos. Ya pasaron aquellos tiempos de pueblo ingenuo e inculto que se comporta como un rebaño y no conoce nada más allá de su 'burbuja'. Es nuestro deber ser consecuentes con la 'Verdad' que nos rodea, hacer concienciación en todos los ámbitos y educar a nuestros niños haciéndoles ver que ellos son los héroes que salvarán al mundo y no los ladrones que se adueñarán de él. 

¿Vosotros que opináis? No dudéis en comentar y participar. Un abrazo !!!


Fuente: http://zonapaleo.com/2013/06/04/vegetarianismo-y-paleo/

2 comentarios:

  1. Hola Jesús, me ha parecido muy interesante el artículo y los diferentes puntos de vista que das en él. Felicidades y mucho ánimo para continuar con tus actividades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y por los ánimos. Pronto tendremos nuestra nueva web y estaré 'a tope' !! ^^

      Eliminar

Deja tu comentario aquí, siempre contestarmos !!